¿Qué es el aceite de CBD?

El CBD, conocido formalmente como cannabidiol, es un cannabinoide esencial producido naturalmente en las flores, hojas y tallos de la planta del cáñamo. El CBD es el segundo cannabinoide más abundante, aunque históricamente ha quedado relegado en favor de otros compuestos psicoactivos más famosos. Ahora, cada vez más científicos y fabricantes están descubriendo los beneficios que el CBD puede ofrecer a nuestra salud y bienestar. Su potencial es ilimitado. A medida que más consumidores se informan sobre productos CBD, muchos se preguntan: ¿Qué es el aceite de CBD?

CÓMO SE FABRICA EL ACEITE DE CBD

Dado que el CBD no es psicoactivo, no provocará que el consumidor se sienta "colocado". De hecho, es legal comprarlo en tiendas y a través de internet en forma de aceites de CBD. Los aceites están disponibles en una variedad de contenidos y concentraciones y se pueden usar como suplemento para el tratamiento de diversas enfermedades.

Los aceites de CBD comienzan como cáñamo cultivado orgánicamente en la UE, siempre producido con el consumidor final en mente. Una vez las plantas maduran, están listas para ser cosechadas y procesadas. Luego, los terpenos, que son compuestos aromáticos y terapéuticos, se conservan en las flores gracias a un proceso exclusivo de destilación al vapor, seguido de la extracción del CBD con CO₂. Este proceso resulta en aceites purificados que intencionadamente mantienen el conjunto de cannabinoides y todo el espectro de terpenos de las plantas originales.

CRUDO FRENTE A PURO

Los aceites de CBD se pueden dividir en dos grandes categorías: crudos y purificados. Los aceites crudos se extraen y mezclan con un aceite vegetal pero no se someten a ningún otro proceso. Este método obtiene aceites poco uniformes, que presentan un color verde oscuro y varían sustancialmente en cuanto a concentraciones.

Además, los aceites crudos no siempre se descarboxilan. Es decir, el compuesto inactivo CBDa no se ha transformado en CBD mediante el proceso de calentar las flores y otra materia vegetal del cáñamo. En términos prácticos, los aceites crudos pueden ser difíciles de utilizar, ya que se adhieren a las paredes del envase en forma sólida.

En cambio, los aceites de CBD purificados se extraen y luego se filtran para eliminar la clorofila, las ceras, los residuos de materia vegetal y otras sustancias presentes en los aceites crudos que reducen el poder de los cannabinoides y los terpenos. Los aceites puros se reconocen fácilmente gracias a su color dorado, agradable olor y consistencia totalmente líquida. Al separar todo lo innecesario, los aceites purificados se centran en lo que realmente importa.

ESPECTRO DE EFECTOS COMPLETO

Los efectos de consumir aceites de CBD crudos hechos a partir de cristales de CBD son significativamente menos extensos que los de aceites que incluyen un conjunto de cannabinoides diverso y completo. El CBD no se tendría por qué separar de su fitocomplejo natural y como tal, los aceites de CBD que sólo contienen cristales de "CBD puro" deberían evitarse.

CÓMO USAR EL ACEITE DE CBD

Los aceites de CBD se ingieren por vía oral una o varias veces al día gracias a pequeños botes dosificadores, que facilitan la administración de la dosis correcta. Están disponibles en tres concentraciones diferentes: 2,5%, 4% y 10%, para adaptarse a las necesidades y nivel de experiencia de cada consumidor. Además, los aceites son fáciles de usar en cualquier parte y se pueden transportar de forma discreta. No hay ningún riesgo que impida consumir aceites de CBD en el trabajo o en tu tiempo libre. Es completamente seguro, aunque realmente eficaz. Dependiendo de la frecuencia de consumo, los aceites se pueden adquirir en envases de 10, 30 y 50ml.

LAS VENTAJAS DEL ACEITE DE CBD

Aunque la estandarización legislativa ha ralentizado la popularización del CBD como suplemento terapéutico, la investigación científica y las experiencias de los consumidores han desvelado una gran cantidad de ventajas potenciales para la salud. Conocido habitualmente por sus propiedades ansiolíticas, el CBD no produce ninguno de los efectos psicológicos negativos asociados a los cannabinoides psicoactivos. 

¡La única forma de comprobar si el aceite de CBD funciona para ti es probarlo tú mismo! Adquirir este producto es una pequeña inversión con gran potencial de rentabilidad. ¿Y lo mejor de todo? Sin efectos secundarios no deseados.